!! BIENVENIDO (A) - WELCOME - WILLKOMMEN - BENVENUTO - BIENVENU - BOA VINDA !!

Gracias por visitar nuestro blog, seguramente practicas este Bello Deporte y si no te invitamos a que te unas a nuestra aventura.
.
Los Tremos somos un grupo de ciclomontañistas entusiastas y amistosos, activos durante todo el año, nos reunimos cada fin de semana con el unico objetivo de Compartir y Disfrutar un buen momento con los Amigos y la Naturaleza, recorriendo las montañas, cerros y veredas de Guatemala. Te esperamos.


jueves, 1 de julio de 2010

Alex con sus amenazantes vientos y lluvias

Después que el domingo, Alex con sus amenazantes vientos y lluvias, había dejado en intentona para muchos de nosotros la incursión al mítico Xeparquiy, ayer, Alex ya con un mucho mayor músculo y convertido en Huracán, vio tiradas sus ilusiones de dejar una vez más sin rostros, nombres y apellidos, aquel duro ascenso.

 
Algunos con el objetivo de conquistar la cima sin echar pie a tierra, otros con el sabor a nerviosismo típico de la primera vez, y algunos más con la fiesta todavía encima, queríamos volar alto. Nuestra empresa partió de la ciudad colonial, la Antigua Guatemala. Con destino a Parramos, nos internamos en la vereda en San Luis las Carretas. La niebla, el viento, el frio y la lluvia que nos envolvió desde el primer momento fueron cogiendo consistencia mientras avanzábamos.


Los suelos permeados de humedad por el inclemente clima que ha gobernado en el país durante los últimos días, caían a pedazos al contacto, frenando y atascando el impulso, y consecuentemente, inhibiendo las fuerzas y las ganas de plantarse a Xeparquiy.

En la primera ascensión (San Luis las Carretas –Parramos), con tal escenario, parecía que los argumentos escaseaban. De hecho, para los que a sus espaldas cargaban con el rigor de la fiesta preazueto, estos quedaron socavados, y sin más ni más, sus aspiraciones quedaron frustradas. 

El resto, en el terreno llano, que sirve de preámbulo, quizá bastante inexacto, a la tan temida ascensión, tomaron un segundo aire y sin ningún complejo apostaron por la conquista del puerto. Uno a uno fueron los rostros, los nombres y los apellidos que desfilaron, coronaron y quedaron perplejos ante tal logro. Unos cuantos sin echar pie a tierra, otros por tramos empujando el caballo de acero, pero todos con la sensación de haber desmitificado esa cima. Y como no!!!! Después de rodar en los dominios de los exploradores del sur, y sus bestiales ascensos, el protagonismo de Xeparquiy ha quedado abreviado. 


En la cima, con un frío y viento inclemente que hizo estragos por los alrededores, el colazo, sin previo aviso, parece haber terminado. Una sensación bastante extraña. Quizá el mito había implantado en nuestras mentes una especie de espanto extremo del cual salimos sin darnos cuenta. 


Sin embargo, aún teníamos pendiente el descenso. El agua había y sigue erosionado la vereda. En medio de ella, se asentó una zanja, su sempiterna edecán, cuya profundidad fue tomando mayor protagonismo en la medida en la que bajábamos, y mientras más profunda se hacía, menos quería mostrarse, obligándonos a hacer maromas para poder transitarla. 

Tramos en los que la emoción de ir sobre la bici sorteando raíces y rocas; sentir el excitante bamboleo que las suspensiones provocan al chocarse con las zanjas y otras irregularidades, fueron pocos, y representaron momentos efímeros en nuestra aventura. Además, por momentos, mantenerse sobre dos piernas era una tarea titánica, en los que era mejor utilizar la técnica del monopatín para continuar con la marcha. No faltaron resbalones que provocaron caídas que surtieron momentos hilarantes. 

Las condiciones atmosféricas jugaron en contra para dar término a la ruta. Será para una próxima, esperando que las condiciones no sean las más adversas, y que usted, apreciado lector, se atreva a acompañarnos.

TG

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos amigos, que bueno que se la pasaron bien!...

No es por menospreciar los relatos distintos, pero estos,, ya hacían falta, lo llevan a uno al lugar de los hechos... y a soñar con estar allí..

Saludos,,

Spacheco.

Anónimo dijo...

Hola a todos!!!!!

espero un dia de estos poder acompañarlos y ser parte de esos relatos que como dice Sergio nos hacen estar en el lugar de los hechos.....

saludos
Luis Ordoñez