!! BIENVENIDO (A) - WELCOME - WILLKOMMEN - BENVENUTO - BIENVENU - BOA VINDA !!

Gracias por visitar nuestro blog, seguramente practicas este Bello Deporte y si no te invitamos a que te unas a nuestra aventura.
.
Los Tremos somos un grupo de ciclomontañistas entusiastas y amistosos, activos durante todo el año, nos reunimos cada fin de semana con el unico objetivo de Compartir y Disfrutar un buen momento con los Amigos y la Naturaleza, recorriendo las montañas, cerros y veredas de Guatemala. Te esperamos.


martes, 23 de noviembre de 2010

Entre nuevos, ascensos y descensos.

El sonar de los despertadores a las 5 am. marcan el inicio de un nuevo día, un nuevo colazo, y la emoción que esto nos trae cuando empezamos a subir las bicis a los carros es única. 22 Tremos con muchas ganas de pedalear se juntaron en San Lucas, algunos todavía con cara de sueño, y otros nuevos con las ansias de saber que se siente subir en una bicicleta y rodar con el animoso grupo. Luego de las introducciones de nuestros nuevos acompañantes, los respectivos avisos y la infaltable oración, nos dispusimos salir en un colazo suave en palabras de Tremo Líder, la mañana estaba con un frio que solo San Lucas nos puede ofrecer. Nuestro primer reto para algunos, el ascenso de la pared hacia El Hato, los que ya conocemos un poquito de lo que nos esperaba iniciamos con las velocidades más suaves para poder ganarle a esta subidita pero el desvelo y la comidita que uno se echa sin querer el día anterior se empiezan a sentir con lo complicado del camino, poco a poco la subida le gano a algunos, pero la determinación de conocer la ruta les dieron las fuerzas para continuar, el ascenso era evidente y al llegar a la vereda, recordé por que odio tanto el lodo, habían muchos tramos donde no sabía si subir pedaleando o subir caminando, definitivamente los que venían atrás todos caminaban con la bici, y los que iban a delante pedaleando con la bici, (cuando sea grande quiero ser así). Al llegar a la cumbre empiezo a reconocer el lugar, el mirador del Hato, la belleza de Guatemala y como dice Tremo Kid, “es una bendición poder ver esto” hace que la pared hallan valido la pena subirla, poco a poco fueron saliendo todos de la vereda, entre platicas, chistes, fotos y un pinchazo, pasamos un agradable rato con el grupo.






Luego de la reparación del pinchazo nos dispusimos a seguir adelante con la travesía, nuestro primer desvió de la carretera, me hizo recordar el camino que nos tocaba, creo que quienes no conocen ya se sentían contentos, al ver la bajada, pero la sorpresa cuando les dijimos, “hay que seguir para arriba”, se quedaron un poco en shock, Valdez y Héctor encabezaron el ascenso, y seguimos en busca de la cima, por lo complicado y ya cansado por los tramos de la pared, nos toco seguir empujando, de a poquito a poquito fuimos subiendo, definitivamente la lluvia del día anterior hacia que se resbalaran un poquito los pies, Charlie me fue convenciendo que la Jurásica era de las mejores y eso mantenía la motivación en alto, Guayo(Superman) puso cara de alegría y me contaba que este descenso es muy bueno, y me relato algunas de sus buenas anécdotas del lugar, ante la carencia de guías, seguimos a Guayo, y nos llevo por una ruta muy bonita, un poco de bajada enlodada y un ascenso retador. Creo que ahí se me perdieron todos los nuevos, decidimos esperar un poco.



La tan famosa Jurásica, iniciamos el descenso, el lodo del camino le dio su grado de dificultad, la vegetación llenaba este tramo tan bueno, la inclinación estaba perfecta para que la adrenalina fluyera en nuestros cuerpos, entre ramas, y un árbol que atravesaba la ruta, donde solo para pasar por debajo muy bien agachado, lastimosamente me quede trabado entre el árbol, ahí me acorde que no paso en lugares tan bajitos pero la emoción de ir sentado sobre la bici y no bajar del caballito lograron sacarme. Los más experimentados disfrutaron este emocionante tramo, las personas que por primera vez nos acompañan estaban asombrados de la dificultad que tenia, pero definitivamente estaban emocionados por ver el paisaje, al final nos reagrupamos y Charlie me dice, “todavía falta!” . Así que nos dirigimos al resto del descenso, el clima estaba de lo mejor, la bajada con casi 55 grados o mas de inclinación, las hojas secas humedecidas por las lloviznas pasadas, hacían que los frenos dieran poca ayuda al enfrentar tan buen reto, los mas hábiles se lucierón, y los pocos arboles que se atravesaban le daban su toque a esta buena bajada, fueron muchos los que probaron, y pocos completarla invictos, en verdad estuvo emocionante y a la vez bonito; por ayudar y darle consejos a las personas que quieren iniciar en este bello deporte alenta tanto, algunos se cayeron pero gracias a Dios nada que lamentar, todos contentos nos reunimos al finalizarla, todos con una gran sonrisa entre platicas y chistes.






Salimos por el cementerio de mascotas en Santa Lucia Milpas Altas y al llegar a una tiendita al final de un buen reventón del lugar, se hizo una parada de refacción-almuerzo lastimosamente para la mayoría se les hizo tarde en sus actividades domingueras, por lo que el grupo se separo y las personas de nuevo ingreso regresaron contentos de haber completado esta ruta, para los que quedamos, con muchas ganas de seguir adelante, decidimos completar la ruta hacia la antigua. Tremo Foxy hizo amistad con un ciclista muy curioso en este descanso, con lo amistosos que somos en el grupo pronto fue invitado para continuar nuestro trayecto, así que nos dirigimos hacia el descenso llamado el precipicio, pedaleamos tranquilamente a un paso suave, atravesamos Florencia para llegar Magdalena Milpas Altas ahí nos detuvimos para tomar un poco de aire y saborear de las delicadezas naturales que el lugar nos ofrece, seguimos la ruta trazada, e iniciamos el ascenso para llegar, entre un pequeño descanso Sergio nos dio un par de cátedras para descender entre tan complicado lugar.



Ya los kilómetros se hacían sentir, fuimos llegando al árbol que nos lleva a un descenso entre las milpas, muy bueno para dejarse llevar por la pendiente, salimos para llegar a una pinada bastante grande, ahí nos reagrupamos y descansamos un poco para apreciar el lugar y platicar un poco y hacer una que otra prueba.




Continuamos nuestro camino hacia el precipicio, con miedo de volver a perderme hacia este descenso Héctor me ayudo con ir adelante, al paso rápido de el descendimos entre el camino, entre tierra y piedras solo se miraba la estela el polvo que dejaban las ruedas de nuestras bicicletas, el descenso fue rápido y un tanto extremo con unos buenos ganchos, al ver el gran acantilado que hay, con miedo sufrimos uno que otro resbalón, pero no caímos, como dice Javier: “ahí abajo no quiero ir a conocer”, el camino fue sorteado con mucha emoción, y el paisaje hacia único este descenso, valió la pena y que bueno no perdí el rumbo como la ultima vez, al finalizar el descenso ya con hambre, nos dirigimos al ya tan conocido comedor, donde disfrutamos de una buena comida, y una excelente compañía.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola!! Me gustaria me agregaran si mandan mail o algo para saber cuando y donde se reunen para ir a una atividad ya que me gustaria empezar este trip :D.... mil thx.

Camilo.

PS: mi correo es camilocamilo AT hotmail.com .....

Pls agregenme si tienen mailing list pa las actividades! q no lo encontre en el blog!! THX!

vinicio salazar dijo...

hola,que tal mucho gusto,soy vinicio y vivo cerca de antigua guatemala,quisiera saber donde saber donde se reunen para ir en bicicleta por alguno de los pueblos de muestro pais ya que yo practico este deporte tambien,y me gustaria estar en su club,mi correo es nichosalazar@hotmail.com,espero que me escriban hasta pronto.