!! BIENVENIDO (A) - WELCOME - WILLKOMMEN - BENVENUTO - BIENVENU - BOA VINDA !!

Gracias por visitar nuestro blog, seguramente practicas este Bello Deporte y si no te invitamos a que te unas a nuestra aventura.
.
Los Tremos somos un grupo de ciclomontañistas entusiastas y amistosos, activos durante todo el año, nos reunimos cada fin de semana con el unico objetivo de Compartir y Disfrutar un buen momento con los Amigos y la Naturaleza, recorriendo las montañas, cerros y veredas de Guatemala. Te esperamos.


miércoles, 1 de diciembre de 2010

NIÑOS, GATOS, TREMOS!

Entre tantos caminos, veredas, paisajes, este es uno de los más bonitos y retadores colazos, 24 Temos nos reunimos en una mañana un tanto nublada, el cielo con cara de lluvia nos daba la bienvenida en Asiole Amatitlán, la emoción del grupo, hacía sentir que ni el frio o la posible lluvia nos detendrían en este colazo. Con reparaciones de último minuto, una que otra llanta pinchada y varios añorando por un buen inflador(amarillo), nos preparamos para salir, después de los respectivos avisos y una agradecida oración, salimos hacia rumbo a la Laguna de Calderas en un reconocimiento para una pequeña sorpresa que nos gustaría dar a este lindo país.



Salimos de Amatitlán por una planada de tierra y arena, dispuestos a enfrentarnos al ya desafiante volcán; entre tantos colazos este ascenso es uno de los mas retadores, llamado el Pepinal, tiene una elevación de casi 5800 pies (gracias Danny por el dato), entre asfalto, calle ancha, tierra, adoquín, piedras y cenizas fuimos ascendiendo lentamente, me sorprendió ver una rostro ya conocido que debido a una lesión se había perdido varios colazos con el equipo, en esta ocasión se aventuro con una bici liviana y reto: El Pepinal para demostrarse que es una persona muy fuerte y decidida, alguien que le apasiona este gran deporte y que se lleva los aplausos y los corazones de muchos Tremos. La inclinación del camino, y la ceniza volcánica que ha dejado el gran colosos de lava, hacían difícil el rodar, pero la emoción de llegar Calderas y hacer este reconocimiento, nos hacia continuar ya sea empujando o pedaleando.





El frio se hacía sentir y el cielo nos quería dar una sorpresa, nos reagrupamos en una tiendita al final de El Pepinal ya descansados, las pláticas se hacían oír, y la alegría del grupo se sentía como siempre. Salimos nuevamente en busca de la laguna de Calderas, otro ascenso complicado, unos valientes retaron sobre su caballito de hierro, pero esta subida técnica venció a muchos, los pocos que la consiguieron completar como tremo Kid nos llena de inspiración para llegar a ser así de buenos. Al llegar hasta la cima, iniciamos el descenso. Desde la vereda entre piedras y cenizas, con las llantas con casi cero agarre, llegamos al mirador de la laguna ahí apreciamos un de nuestros más grandes tesoros naturales que nos brinda Guatemala, la Laguna de Calderas, al llegar al pueblo, nos topamos con una sorpresa, la laguna se había desbordado e inundo parte del pueblo, el camino estaba lleno de agua por lo que decidimos tomar un desvió, buscamos las calles secas para no mojarnos pero por desgracia no había por donde así que algunos Tremos resignados decidieron cruzar con la consecuencia de mojarse los pies.



Entre gritos de frio, Risas y Molestaderas cruzo la mayoría del grupo, con los pies empapados y con una sonrisa se escucho por ahí, "y la foto?", por lo que ya todos convencidos de que la experiencia fue muy bonita, nos pusimos a jugar con las bicis entre el agua, creo que disfrutaron todos parecíamos niños chapoteando sus pedales entre el agua. Esperamos al grupo completo, la porra del equipo, animándolos para que se atravesaran y disfrutaran un poco, pero puros gatos huyendo del agua no se animaron, en eso de la nada salió un ratón de mas reciente ingreso, se animo a seguir adelante y disfrutar un poco, los demás vieron una oportunidad de cruzar y se subieron a un vehículo para evitar mojarse, la porra se hacía sentir, y las bromas hacían pasar un buen rato.





Seguimos nuestro camino y para sorpresa de todos, un grupo de niños nos recibió con una muy bonita bienvenida todos los presentes nos asustamos de ver tantos niños. Un grupo benéfico estaba realizando actividades, jugaban con los niños, y les sacaban muchas sonrisas, este descanso fue muy motivador. El ver tanto niño hacía recordarnos nuestra infancia, bromeamos y jugamos un rato con los niños, las fotos no se hacían faltar Tremosaruio no dejo pasar la oportunidad de enamorar a las jóvenes organizadoras. Al finalizar nuestro descanso nos despedimos de ellos, y con una gran sonrisa nos decían Adiós.






Continuamos nuestro camino hacia la entrada del área turística del Volcán de Pacaya, ahí nos detuvimos para realizar unas reparaciones complicadas, pero las técnicas de Ingeniería Mecánica de Tremo Lickes, y la habilidad manual de varios Tremos, se logro realizar reparación de una bicicleta muy peculiar proveniente de Europa, al continuar nuestro camino note como la madre naturaleza se recupera después de los desastres provocados por el volcán, los arboles aparentemente quemados hacia ya casi 2 meses, carentes de vida reviven con sus colores verdes inclusive después de un fuerte invierno, la altura de estos árboles es bastante notable, y en verdad cuando estén totalmente recuperados valdría la pena regresar para verlos majestuosos ante el bello paisaje del lugar.



Entre más arriba lleguemos mejor va ser la bajada, la vereda nuevamente era desafiante para nuestras compañeras mecánicas, con la dificultad de la arena del volcán, hacen que la tracción de las llantas sea casi nula, permitiendo deslizarse entre las curvas de un descenso abrupto con mucha emoción, los chistes y las caídas estaban de la mano, el emocionante descenso y los hermosos paisajes nos mantienen inspirado para continuar, nuevamente nos reagrupamos hasta la pequeña capilla al final del descenso. Debido a los largos tiempos de agrupación y reparaciones se decidió tomar una ruta más corta hasta Amatitlán. Tomamos la nueva ruta trazada e iniciamos la segunda parte del descenso, un camino ancho único, desde la primera vez la realice en mi primer colazo con los Tremos, este camino siempre me ha emocionado, es uno de los se da el lujos de soltar los frenos y hacer todo tipo de movimientos entre el camino, muchos dirían que es intransitable, pero para nosotros es de los mejores, al final del descenso Tremosaurio se quedo sin frenos, Tremo Foxy pincho llanta y Kerim rompió su caballito unos cuantos desperfectos, pero nada de gravedad. Ya la mayoría del grupo cansados de un viaje de casi 6 horas, retomamos el camino, todavía nos hacía falta un buen tramo de tierra y arena, justamente era la misma ruta con la cual iniciamos la aventura del día, algunos la tomaron tranquilamente, otros decidimos hacer el esfuerzo recorrerla a toda velocidad, la emoción de pedalear con todas las fuerzas restantes, le dio su toque final a este colazo. Al llegar hasta Asiole. El grupo exhausto pero satisfecho de un excelente día ingresamos para tomar un poco de fuerzas, comer un poco y aprovechar en platicar de las experiencias del viaje, Nuestro Tremo Saurio nos deleito con sus historias y anécdotas de tiempos atrás, nos comentaba de como era el lugar hace tantos años atrás, muchas anécdotas nos conto y creo que esa misma tarde nos convertimos en los protagonistas de una nueva historia la cual muchos recordaremos como una gran aventura en un pequeño equipo de ciclismo de montaña.


2 comentarios:

Pichi dijo...

Super, que relato mas bueno !!!!
No te saltaste detalles,
Gracias por tu time.

Anónimo dijo...

EEESOO...
ADEMAS CON ESE RELATO CREO QUE ALGUNOS YA PASAMOS A 36 C.. JAJAAJA

BUEN TEXTO, ADEMAS NOS LLEVA DE VUELA AL DOMINGO A RECORDAR TAN BUEN TRIP..

SALUDOS AMIGOS Y NOS VEMOS EN LA PROX,., Y COMO SIEMPRE SALUD Y SABOOOOORRR!!

ATT
TREMO KID
CARLOS FIGUEROA