!! BIENVENIDO (A) - WELCOME - WILLKOMMEN - BENVENUTO - BIENVENU - BOA VINDA !!

Gracias por visitar nuestro blog, seguramente practicas este Bello Deporte y si no te invitamos a que te unas a nuestra aventura.
.
Los Tremos somos un grupo de ciclomontañistas entusiastas y amistosos, activos durante todo el año, nos reunimos cada fin de semana con el unico objetivo de Compartir y Disfrutar un buen momento con los Amigos y la Naturaleza, recorriendo las montañas, cerros y veredas de Guatemala. Te esperamos.


martes, 8 de febrero de 2011

Travesía Tecpan Pana 2011

Para todos los Valientes Niños que debido a distintos males son afectados en su salud, encaran con sus jóvenes corazones una lucha diaria, pero todos sin caer de ánimos tienen la esperanza de ganar y vivir plenamente. Esta travesía que el Abuelo, Roguer Gutierrez y muchas personas mas, hacen un gran esfuerzo por darle una sonrisa a estos niños y esperanzarlos a que esta lucha sera ganada con gran alegría.

El sábado 5 de febrero el equipo de Tremos MTB Guatemala se reunió con muchos otros grupos de ciclismo dispuestos a dar un gran esfuerzo y disfrutar de una nueva aventura, desde el bus que nos transportaba de la ciudad capital hasta nuestro destino en el restaurante de la cabaña Suiza calentamos nuestros ánimos entre una mañana fría que nos daba la bienvenida la hermosa tierra de Tecpan, ahí El abuelo nos dio la bienvenida y como en todo buen colazo nuestra respectiva oración para encomendarnos a nuestro creador.


Iniciamos nuestra aventura desde una zona boscosa, el frió se hacía sentir entre los árboles y el aire puro que no cabe duda cura tanto el cuerpo como el alma de todo ser humano, la cantidad de ciclistas que asistieron es bastante grande, ya con todos sus implementos deportivos las personas se empiezan a reconocer y como dicen por ahí, “sin el casco no te reconozco”; Muchos amigos van apareciendo de entre la multitud, compañeros y conocidos de otras travesías hacen que el subir por este camino no se sienta tan duro. El largo ascenso de casi 10 kilómetros, entre piedras y zanjas tenia su grado de técnica, y la considerable cantidad de tiempo que nos tomo subirla agitaba nuestros corazones de cansancio.


Después de una buena subida, tiene que venir una gran bajada, así que el grupo con los ánimos de siempre, deseosos de adrenalina y picados de conocer el camino, nos aventuramos a soltar un poquito los frenos, debo de reconocer que tanto Tremo Foxy y Héctor son unos maestros para dejarse llevar por el camino, sorteando piedras enormes y zanjas peligrosas descendían por este camino ancho casi sin frenos. la parte complicada de este tramo hacia que muchas otras personas fueran mas precavidas, las caídas por todas las piedras fueron incontables y el cansancio por aplicar los frenos es bastante moderado, sin embargo puedo decir que este tramo es de lo mejor, la técnica requerida bastante alta, el ver una piedra y esquivarla no era posible, aquí las piedras eran para ser retadas, pasando sobre ellas, y la adrenalina multiplicada por la velocidad e inclinación era un éxtasis total.



Los mas hábiles llegaron al segundo puesto de abastecimiento en poco tiempo ya en este descanso el poder platicar con tantas personas hace memorable este momento, gente que al igual que uno y ama este deporte disfrutamos el paisaje y la buena compañía. Un poco de música y mucha comida nos entretuvo un buen rato, para esperar a la mayor cantidad de ciclistas. Luego de un tiempo, El abuelo propuso una ruta para los Élites y expertos y como buenos Tremos siempre “Tercos” nos fuimos de colados y probar esta ruta extrema, y así, nos despedimos del inmenso grupo y nos unimos otros cuantos que no querían dejar pasar la oportunidad de sudar un poquito mas. Definitivamente el equipo de Tremos estaba bien identificado, nuestro uniforme azul hacia resaltar a las dos reinas que sobresalían en el grupo, ambas con una gran determinación pueden ponerse a la par de los mejor ciclistas de montaña tanto en ascenso como en descenso y junto con ellas partimos a la parte extrema, el trafico para pasar por un pequeño risco era peor que la villa lobos, decían por ahí, pero con un poco de paciencia subimos e iniciamos una ruta entre las montañas, como siempre el animoso grupo pedaleo un entre subidas y bajadas, pasamos unos niños que con una sonrisa nos saludaban y una joven lugareña se sonrojaba ante la cámara mientras trabajaba un telar.



Luego de un pequeño pinchazo y una cadena trabada iniciamos otro descenso lleno de adrenalina, la inclinación considerable y las piedras que tapizan todo el camino, hacían esta experiencia muy buena. Salimos de la montaña para continuar entre un camino ancho, un poco prolongado entre unas comunidades para así iniciar en otro descenso rápido, este camino nos conducía muy abajo, hacia la aldea Panimache III, desde aquí, la travesía nos ofrecía la parte mas complicada de todas, el Ascenso de las tan famosas carrileras. Los mas experimentados que las completaron sin bajar de su caballito de acero merecen los aplausos por retar este camino, la inclinación casi imposible para pedalear nos quitaba el aliento, pero el reto estaba ante nosotros y finalizarlo a como diera lugar era ya una obligación. Al finalizar este ascenso nos esperaba un grupo de abastecimiento, preparados con mucha agua refrescaban nuestras gargantas y nos permitían recuperarnos siempre teniendo en cuenta hacia falta todavía y gran recorrido.



Luego de unos minutos de descanso por tan inmenso esfuerzo, continuamos el recorrido por casi un kilómetro entre la carretera, ahí nos desviamos siguiendo las señalizaciones dejadas para la travesía, entre un pequeño pueblo y fuimos conducidos hacia otro descenso lleno de... mas piedras y así, nuevamente la adrenalina aumenta. Continuamos por un camino ancho nuevamente de piedras solo que ya mas pequeñas, la inclinación era perfecta y el terreno se daba para soltar los frenos, recorrimos una considerable distancia hasta que por fin, divisamos la carretera que nos conduciría a Panajachel. Ya entre el asfalto cansados y deseosos por llegar, sentíamos una tregua con el sol, las nubes que pasaban refrescaban la tarde, y al ir descendiendo por la carretera, logramos divisar el bello lago de Atitlan.



Al llegar a Panajchel, el enorme grupo de ciclistas se reunió en hotel Regis, ahí las personas organizadoras nos prepararon una bonita recepción, una saludable almuerzo de pasta nos esperaba para saciar el hambre y el encontrarse con tantos amigos ciclistas nos hacia pasar buenos ratos de charla. Ya ahí entre un pequeño acto se reconoció al Abuelo por su gran obra, y entramos en cuenta que la lucha para estos niños a quienes queremos ayudar es bastante larga, pero sabemos que con nuestro granito de arena podemos hacer una gigantesca diferencia, y en verdad el apoyar y ver sonreír después de una gran lucha, hace que todo valga la pena.


A los que no pudieron asistir se les extraño, y se les invita a Todos a que no falten para la próxima y como dice el eslogan del Abuelo, el equipo de Tremos se puso el casco, para luchar junto a muchos niños en contra el cáncer.

Pancho.

7 comentarios:

Dixie Galvez dijo...

Excelente relato Pancho!!
Un fuerte abrazo.

Pancho Armas dijo...

Gracias Dix, espero que les haya gustado.

Oscar dijo...

Felicidades Pancho, al leer el relato se vive toda la Travesía. A todos los Tremos felicidades por un día inolvidable.

Anónimo dijo...

Gran relato!!! de una gran travesia!!!
Saludos

Pichi dijo...

Gracias por el relato y tu tiempo dedicado a Tremos, fotos, blog, fecebook, etc !!!!

chiquitin dijo...

hola buenos dias me gustaria mucho saber como puedo unirme a su grupo pues me gusta el ciclismo de montaña pero por ser nuevo no he podido contactar con ningun grupo de ciclistas como lo son ustedes, espero su respuesta!!

Tremo dijo...

Buen día Chiquitín puedes escribirme a este correo para darte mas información

Saludos

jarmas@tremosmtbguatemala.com