!! BIENVENIDO (A) - WELCOME - WILLKOMMEN - BENVENUTO - BIENVENU - BOA VINDA !!

Gracias por visitar nuestro blog, seguramente practicas este Bello Deporte y si no te invitamos a que te unas a nuestra aventura.
.
Los Tremos somos un grupo de ciclomontañistas entusiastas y amistosos, activos durante todo el año, nos reunimos cada fin de semana con el unico objetivo de Compartir y Disfrutar un buen momento con los Amigos y la Naturaleza, recorriendo las montañas, cerros y veredas de Guatemala. Te esperamos.


jueves, 24 de marzo de 2011

Tremo Travesía Punta de Palma


Guatemala un país lleno de paisajes desconocidos para muchas personas es uno de los lugares del mundo que vale la pena explorar por su gran belleza, motivados por la pasión del ciclismo de montaña, un pequeño grupo de ciclistas, organiza un pequeño colazo de 65 kilómetros en el cual, por varios Tremos mayores, es catalogado como una de las más bellas travesías que se han realizado, gracias a esta motivación, nos enfrascamos en una nueva aventura, realizando preparativos y solicitando visa en nuestras casas para poder hacer un largo viaje a un lugar que vale la pena visitar.

El Sábado 22 de marzo de 2011, un pequeño grupo que en esta ocasión se convirtió en un record con 55 ciclistas apasionados por la emoción del ciclismo de montaña, nos reunimos debajo de un puente muy particular, de entre tantas caras conocidas y desconocidas para el grupo fue un agrado ver a tantos, no solo ciclistas sino también el apoyo de los acompañantes de algunos de los presentes, éramos tantos que en verdad se sentía que pasaríamos un día de no olvidar. Las indicaciones para este singular colazo fueron dadas por Tremo Foxy, luego de nuestra oración entonada por Pablo (He-man), nos dirigimos por la carretera con un tímido sol, escondido entre las nubes que sin lugar a duda agradecimos para no sufrir de calor.


Después de unos cuantos Kilómetros sobre asfalto entramos a los caminos que más nos interesan, la calle ancha con unas cuantas piedras hacían que diéramos un pedaleo tranquilo, todos disfrutando de la compañía del grupo deseoso de saber que nos esperaba más adelante viajábamos hacia lo desconocido. Adentrándonos entre algunas fincas, ubique al equipo entre dos caminos, ahí se me acerca Vicky me da una pequeña sorpresa “Un grupo tomo el camino que no era, puedes ir a traerlos!” Y así con cara de preocupación me dispongo salir en pique a buscar a los desaparecidos, sin pensarlo subí a un plato más grande para mi pedaleo y cruce por un camino bastante bueno, entre unos pequeños reventones y bajadas rápidas pedalie lo más rápido que pude, con la sorpresa de había que atravesar unas cuantas pozas de agua, con tanto camino recorrido me hacía preguntarme cuando los encontraría. Luego de unos 3 kilometro y muchos gritos logre ubicarlos en otra intersección, al informarles del pequeño mal entendido de rutas y unas cuantas bromas de conspiración retornamos hasta el cruce donde seguimos el camino correcto, debido a las lluvias que ha sufrido la región, iniciamos un descenso rápido donde el lodo nos dejaba sus huellas en la ropa, tanto era el lodo que cubría nuestros lentes haciendo dificultoso ver nuestro camino, Al finalizar este bonito descenso atravesamos un pequeño rio donde ya Carlos y Pancho Villaseca nos esperaban en la cola del grupo para proseguir con la ruta.



El colazo hasta el momento nos llevaba entre el camino mostrándonos todos los tonos de verde que pueda tener la vegetación, el cielo semi nublado nos daba tregua con el temible sol y por algunos momentos lo enfrentábamos únicamente para poder visualizar la majestuosidad de Rio Dulce. Continuamos por nuestra ruta y ya el hambre empieza a calar el cuerpo, dos horas después de haber iniciado nuestro colazo el equipo se reúne al atravesar un pequeño río, para poder desayunar, y así el vehículo de abastecimiento lleno de provisiones, con sándwiches, fruta, cereal, leche, galletas solo hacía falta una pequeña estufa y un cocinero para las omeletes. En lo que unos comen otro juegan en el río con su agua clara, esto nos ayuda a refrescarnos, muchos sin pensarlo dos veces apaciguan el calor sumergiéndose completamente en el río mientas que otros sacian su hambre.



Luego del pequeño descanso, la visita de unos cuantos jinetes, y unas 4x4 nada envidiables, continuamos con nuestro colazo aparentemente suave, atravesando el largo camino pasando por puentes, portones y muchos charcos, disfrutando del pequeño viaje sin embargo mas adelante, nos topamos con otro gran río al ver el reto a la mano muchos se dejaron llevar por la emoción de atravesarlo sentados en nuestros corceles de acero, y así mentalizados de que obligadamente hay que pasarlo, entramos en la refrescante, de pedalazo a pedalazo uno piensa en no bajarse para no mojarse más de la cuenta, pero aun así, la fuerte corriente arrastraba a todos, Heber disfrutando y aprovechando su pasión, intenta cruzarlo varias veces siempre con una sonrisa. Tristemente algunos celulares no sobrevivieron al pequeño chapuzón, y en ese momento paso por nuestras mentes una de las recomendaciones de Tremo Foxy…. La bolista plástica!


Continuamos pedaleando y poco a poco fuimos entrando a un terreno un poco mas complicado entre piedras sueltas, parecía el camino ancho donde pedaleábamos en lo plano encontrábamos fuertes ascensos, cada vez se sentían más pesados, pero como columpios sus bajadas requerían mas técnica, muchos columpios decían por ahí, y de tanto esfuerzo muchos sucumbieron ante los calambres por el frio del agua, el cansancio, el calor, o el esfuerzo, esto ya dificultaba nuestro trayecto y debido a las piedras los pinchazos estaban a la orden del día. El camino dificultoso nos hacia sufrir, y entre las platicas con nuestros amigos de Izabal, decían que faltaban tres de los columpios más fuertes, al ascender entre una de las cuestas técnicas debido a las numerosas piedras sueltas, se podían observar a la distancia lo que nos esperaba con los siguientes columpios, y así procuramos tomar ventaja de las bajas, sin frenos, y pedaleando con ganas lográbamos avanzar lo suficiente para subir bastante y no gastar fuerzas sin embargo no era suficiente y debíamos de esforzarnos para poder conquistar estas cimas. Cansados por el esfuerzo, el camino nos conducía entre mas piedras y lodo y esto no termina ahí, un reto más complicado aun, el denominado Infiernito, un ascenso bastante pronunciado suficientemente largo para dar miedo a la vista, y así haciendo todo lo posible por no resbalar nuestras llantas entre las piedras, procurando no perder el paso ascendimos por el. Por suerte el Infiernito no se vio como tal, el clima nublado nos mantenía a una temperatura aceptable pero aun así, el infiernito drena nuestras energías y nuestros cuerpos sucumben, no escuche a alguien que lograra sacarla de un tirón, muchos la caminaron y otros cuantos la gatearon, pero como siempre decimos en el MTB, después de una gran subida viene otra buena bajada. Con este pensamiento nos encontramos con una pendiente bastante moderada, el camino de piedras no se miraba fácil, nos dejamos llevar por adrenalina y descendimos a gran velocidad y al final de una pequeña curva el grupo se detuvo para descansar. Al fin, la primer tienda divisada en casi 40 kilómetros.



Un merecido descanso al medio día de la travesía nos ayudo bastante a reponer nuestras fuerzas, el vehículo de abastecimiento llego con las provisiones y recuperando el aliento un Tremo Pacheco se alivia de ver su 4x4 con todas sus piezas enteras y sin agua entre los asiento, las bromas del pequeño grupo distraían nuestro cansados y adoloridos cuerpos, y hasta algunos desesperados ya querían partir buscando a quienes se encontraban esperando el destino, pero aun así, esperando a reunir al grupo por casi una hora, Tremo Foxy, dio unas cuantas cátedras de ciclismo y aprovecho con aproximadamente 18 alumnos para enseñar la famosa prueba de equilibrio. Debo de mencionar que ese día fue un Record que se debe de aplaudir.

“15 kilómetros faltan y no hay mas subidas”, comentaban las personas del lugar y otros Tremos que habían realizado este colazo con anterioridad, nos hacían pensar que ya estábamos cerca y que disfrutaríamos de un buen chapuzón entre el mar y así, el pequeño grupo de ciclistas, iniciaron el camino dando lo mejor de cada quien, decididos de llegar a conocer un lugar que solo por fotografías habíamos visto. Por desgracia para un pobre compañero, sufrió un poco en esta salida, un doble pinchazo sin embargo con gran rapidez parcha y sale en busca del pelotón. Nuevamente, las subidas y bajadas estaban a la orden, para algunos la actitud del grupo por la competitividad se vio a mostrar. Y así con paso rápido y con ganas de no ser pasados apuraron su paso, con el corazón contento pedalearon con todas sus fuerzas, sin embargo para otros ya mas cansados en un paso más tranquilo, sabiamente ahorraban fuerzas. En teoría solo fueron 15 kilómetros pero se sentían como 30, poco a poco nos fuimos acercando a nuestro destino. Durante este tramo un par de Tremos extraviados previamente volvieron a tomar la ruta equivocada, según comentaban pedalearon por casi 2 kilómetros hasta divisar a otro Tremo que venía de regreso, por suerte Daniel quien venía picando con el grupo competitivo extrañado de no alcanzar al grupo se ubico con los lugareños y dio vuelta ahorrándole a los extraviados otro camino largo. Agotados carentes de fuerzas, fueron divisando el rotulo de nuestro añorado destino y con gran admiración fuimos ingresando a la famosa casa de retiros, apreciando su gran belleza cansados e inspirados por ver el tremendo paisaje podemos decir que cada pedalada, cada gota de sudor, cada raspón, cada enojo sufrido ha valido la pena para apreciar uno de los lugares más bellos de Guatemala.



Gracias a todos los ciclistas que nos acompañaron en esta gran Tremo aventura, pero en esta ocasión tan especial agradecemos a Paulo Urbina y Vicky por su pasión y empeño en organizar esta gran travesía, gracias a nuestro amigo Sergio Pacheco por su apoyo en la logística de provisiones y Pancho Villaseca por sus arriesgadas habilidades en la 4 x 4 y su pasión por la fotografía Y por supuesto no termina ahí muchas gracias a todas personas que nos apoyaron de alguna manera, como con las provisiones de la Cervecería y Maltas Gallo, a todos Gracias, por esta inolvidable aventura, y los que no pudieron ir, se la perdieron pero esperamos para la próxima aventura si Dios lo permite nos veamos en la Montaña para disfrutar de un buen colazo!

Pancho.

Pd. Invito a todos nuestros lectores que en esta ocasión especial nos acompañaron, a que dejen su relato, también nos gustaría leer sus anécdotas del viaje, y dejar plasmado en para el futuro lo bien que la pasamos!

3 comentarios:

Spacheco dijo...

El relato es más que elocuente,, como la pasamos? no hay palabras,,, fue una gran experiencia con un gran grupo...
Gracias por todo y una vez más felicitaciones a los organizadores y a todos los participantes que hicieron de esta travesía algo especial y con un solo objetivo: compartir esta tremospasión por MTB!!!

Pichi dijo...

CONGRATS PANCHO!!!!!
Gracias por el relato, excelente.

Y a todos dejen por aca sus anecdotas, comentario o lo que deseen respecto a la travesia, se les agradecera.

AH! y pueden verse en http://digital.nuestrodiario.com/Olive/ODE/nuestrodiario/ pagina 72

Sergio Valdez dijo...

que se repita... que se repita... que se repita... que se repita... sabooooorrrrrr!!!!