!! BIENVENIDO (A) - WELCOME - WILLKOMMEN - BENVENUTO - BIENVENU - BOA VINDA !!

Gracias por visitar nuestro blog, seguramente practicas este Bello Deporte y si no te invitamos a que te unas a nuestra aventura.
.
Los Tremos somos un grupo de ciclomontañistas entusiastas y amistosos, activos durante todo el año, nos reunimos cada fin de semana con el unico objetivo de Compartir y Disfrutar un buen momento con los Amigos y la Naturaleza, recorriendo las montañas, cerros y veredas de Guatemala. Te esperamos.


martes, 19 de julio de 2011

Alaska y sus 7 cruces

16 de Julio 2011

Y nos armamos de valor un nuevo grupo, después de que, hace quince días, dos intrépidos tremos conquistaran la cumbre de Alaska. Y este sábado 16 amanecimos en Xela ansiosos de hacer este colazo, muy temprano preparándonos y en casa de Oscar todos pudimos tomar un desayuno gracias a la amabilidad de Mayo, este nos lleno de energía para arrancar. Luego acomodamos las siete bicicletas en el vehículo y nosotros también en el mismo, para ser conducidos hasta el km. 171 donde da inicio nuestro pedaleo, con un cielo despejado y unas vistas increíbles, que dejaban a todos sin palabras solo deseando ser parte de esos paisajes aunque sea en fotografías; el aire soplaba frío, pero delicioso.



Luego de nuestra oración, para que el creador nunca nos olvide y nos guarde, empezamos a pedalear y rápidamente el frío ya no se sentía, la subida no es tan implacable como la imagine, o el clima ayuda a no sentirla. Al llegar a la cima empezamos a guiarnos con un GPS, adivinanzas, el buen ojo de águila de algunos, y la consulta, a los buenos paisanos del lugar; seguimos en una planicie espectacular donde por momentos habían bajadas llenas de adrenalina y subidas que a cualquiera bajaba de la bicicleta, una parada técnica para unas fotos y un poco de comida, ya que un árbol nos llamo para salir en las cámaras, fue realmente espectacular apreciar como la naturaleza puede hacer cosas tan maravillosas. (FOTO 2)


Continuamos y poco a poco llegamos hasta un caserio llamado La nueva Xetenamit, aun no estamos 100% seguros del nombre, el cual travesamos, las personas nos miraban y nos saludaban con sus caras claramente quemadas del frío, de ese frio intenso y delicioso que tenemos en esta región de nuestro país. Es aquí donde se hizo la segunda parada para abastecernos de chocolates, incaparina, galletas, tortillas con jamón y todo lo que llevábamos, ya que sabíamos que de acá subiríamos parte del volcán de Zunil. De nuestro descanso nos saco la lluvia, que mas que lluvia era la misma precipitación de la nube que nos envolvía, con suerte alcanzabas a ver la bicicleta que llevabas enfrente ya que la densa neblina era implacable, y con ayuda de los campesinos quienes fueron nuestros principales guías en esta oportunidad avanzamos y nos adentramos a un área boscosa donde encontramos siete cruces, a un no sé si coincidencias del destino, casualidades o una broma pero nos divertimos mucho con las mismas. (FOTOS 3 Y 4)


Creo que la emoción de este lugar nos desubico un poco y cuando sentimos parecíamos cabras subiendo con la bicicleta a cuestas entre las piedras, directo a la cima del volcán, como siempre nuestro tremo líder aseguro que estábamos en el camino equivocado, regresamos un poco y encontramos la vereda que nos habían indicado hacia la derecha, entre troncos, lodo, hojas y lluvia empezó nuestro descenso que luego se transformo en técnico y extremadamente largo. De técnico, paso a ser algo más que engorroso para la mayoría, la ultima hora de este descenso para mí fue una sensación que nunca había sentido ya que el fango llegaba hasta los tobillos atrapaba la bicicleta y había que pelear entre estrechas e inclinadas veredas, con el fango, mis pies, y la bici; deje de contar mis caídas y mis golpes,por cierto, muchas gracias a Alejandro, que se lleno de paciencia para ayudarme cada vez que yo me bajaba a besar la tierra. A pesar de esto, se que la mayoría lo disfruto de esta interminable bajada, y no me cabe duda que en especial Foxy, que como su nombre lo indica es un regalado para lo que se venga. Y así fue como él nos saco gran ventaja y nos fue dejando marcado el camino. Ya en la desesperación de salir de allí, (ya que podía escuchar el trafico de la carretera, pero no lo podía divisar), unas milpas pagaron el precio de mi desesperación y cansancio, podría decir que hasta mi frustración.
Llegamos a Cantel donde mi querido conductor y tremo Foxy nos esperaban para darle una pequeña ducha a las bicicletas.














En dos grupos tuvimos que partir de regreso al hotel para darnos un ansiado y precipitado baño, ya que el hambre nos hacia agujeros en el estomago. Nuestro colazo termino en una deliciosa cena bajo la luna de Xelaju, acompañados de nuestros familiares y amigos. Y es así como termina nuestro relato de tan maravillosa aventura, no sin antes dar un especial agradecimiento a Oscar y su familia, así como también a mi queridísimo esposo Hugo con quien contamos en todo momento para realizar con éxito nuestra conquista en Alaska.
En esta oportunidad fuimos siete los dichosos, y esperamos que muy pronto se pueda repetir este colazo, pero con el triple de tremos.
PICHI
Pd.: si no miran las fotos 2, 3 y 4, pueden hacer sus reclamos a C. Sierra.......

1 comentario:

Spacheco dijo...

Esos relatos lo hacen a uno estar presente en el lugar. Ahora somos 8y no son 7. Espero vivir esa experiencia personalmente y muy pronto, gracias a los que participaron en esa labor previa a un buen colazo.

Saludos.