!! BIENVENIDO (A) - WELCOME - WILLKOMMEN - BENVENUTO - BIENVENU - BOA VINDA !!

Gracias por visitar nuestro blog, seguramente practicas este Bello Deporte y si no te invitamos a que te unas a nuestra aventura.
.
Los Tremos somos un grupo de ciclomontañistas entusiastas y amistosos, activos durante todo el año, nos reunimos cada fin de semana con el unico objetivo de Compartir y Disfrutar un buen momento con los Amigos y la Naturaleza, recorriendo las montañas, cerros y veredas de Guatemala. Te esperamos.


domingo, 10 de julio de 2011

San Lucas, Santa Maria, Antigua Guatemala

Una mañana nublada, con indicios de mucha lluvia, un pequeño grupo de ciclistas decide salir de lo normal y buscar una nueva aventura. Las tierras altas de San Lucas, es nuestro punto de partida, justamente donde muchos otros ciclistas salen del día a día para disfrutar de un merecido descanso y vivir un poco de emociones intensas.  Luego de las presentaciones de un nuevo tremo amigo, los anuncios, las chuleadas de los estrenos de la semana y nuestra respectiva oración, partimos hacia lo desconocido para muchos de nosotros en una ruta poco común.

Partiendo de San Lucas nos dirigimos hacia el mirador de San Bartolo, como siempre su calle adoquinada y asfalto rodeada entre una gran cantidad de árboles, nos reta en un ascenso no apto para los principiantes. Poco a poco el sol se empieza a aclarar el día y las nubes se dispersan para permitirnos apreciar claro azul del cielo que por estos días es escaso, ya al llegar a la cima, nos topamos con otro grupo de aventureros ciclistas, y tras un corto saludo el volcán nos da la bienvenida desde lo lejos con una impresionante fumarola, dejándonos perplejos.





Al pedalear inspirados, por el gigante tomamos la ruta por el hato, entre el asfalto, platicando y pasando un buen rato, el descenso se hacía cada vez más rápido.  Al llegar a un pequeño desvió, entramos en una vereda con un par de ganchos de primera, pero al recordar que no hay buenos frenos, algunos tuvieron dificultad en tomarlos, al finalizar la corta vereda, esperamos a Tremo Líder, y según las indicaciones de la ruta que tomaríamos se hicieron hasta dos regresones para ponernos de acuerdo.  El Tremo Saulin en ese momento propuso un camino muy bueno, y así, que como aventureros nos dejamos llevar por la emoción y ver qué nos deparaba el camino. Avanzamos unos cuantos metros, y pasamos una reja pequeña, de entrada la inclinación retaba nuestros frenos nuevamente, y el terreno húmedo pero no lodoso estaba perfecto para dejarse llevar por la vereda.  Al Avanzar unos cuantos metros y otro regreson tomamos una vereda, un descenso lleno de adrenalina, un descenso único con todo tipo de obstáculos, tan arriesgado e intenso, lleno de árboles al borde de una quebrada bastante profunda en la derecha y por la izquierda una pared llena de piedras y arbustos que obstaculizan la vista, en pocas palabras, fue descrita por todos como un deleite total!

Al salir de la intensa vereda llegamos a la ciudad de Antigua Guatemala, ahí nos reunimos y tratamos de ubicar uno que otro perdido en el descenso, pero al poco tiempo y unas cuantas llamadas logramos ubicar a todos y de ahí una decisión. Este colazo desde el principio de esta narración, mencione que era poco común, esto es debido a una triste realidad sobre las personas mal intesionadas que codician el bien ajeno, y para nosotros como deportistas el perder nuestra bicicleta es un golpe muy bajo, y nos limita en muchas formas, así unos cuantos tremos decidieron subir en bus hacia Santa María Cauque, y otro grupo de valientes decidió pedalear, en definitiva, nuestros amigos elites, en busca de la competitividad, en busca del entreno y en un futuro en busca de un podio partieron, incluido un nuevo amigo, se incluyo en el grupo, dejando muchas bocas abiertas por su nivel de aguante.



Este servidor, incluido en el grupo que decidió tomar el bus, aprovechamos el tiempo para descansar un poco nuestras piernas y disfrutar de un delicioso licuado con un merecido pan con pollo, el parque central de Santa María, tan concurrido como todos los domingos que lo visitamos en nuestras innumerables travesías, lleno de vida, valía la pena ser recorrido, los niños asombrados se nos acercaban curiosos y el sentimiento que esto inspira en verdad es poco común para ellos. Luego de unas buenas carcajadas, platicas de bicis, platicas de travesías y muchos panes o tortillas. Al rato llego el resto del equipo, un poco cansados les dimos espacio para que aprovecharan un poco del ambiente, y el respectivo licuadito de banano les dio un buen sabor para finalizar ese competitivo ascenso.



Al terminar nuestro pequeño descanso, partimos nuevamente en busca de la vereda, Pancho Villaseca guio el grupo, todavía recordando el camino que hacia 4 años disfrutaba pedaleando con su padre,, al ascender un poco mas, con los ojos abiertos y haciendo lo mas compacto el grupo, Sergio Guillen y Pablo empiezan (a) con tener serios problemas con sus corceles de acero, un pedal que no enclipa y los cambios de una bici que molestan no los detendría para disfrutar de un buen descenso. Al pasar unos motociclistas en sus impresionantes atuendos disfrutan el día igual quue nosotros solo que (de) una forma un poco diferente, al pasarlos iniciamos el descenso, la factura pagada con descuento por el bus valió la pena, el descenso rápido entre unos sembradillos, ramas y piedras, nos llevaron hacia un rio seco, la vista impresionante, totalmente formado de piedras un camino que al verlo reta nuestros sentidos para decidir si podríamos bajarlo con mucha técnica.




Pero la ruta no era entre las rocas, así que continuamos nuestro descenso por la vereda, intentando hacer el grupo compacto parábamos cada cierto tiempo, para reagruparnos ya que en grupo tendríamos más posibilidades de no ser presas de vándalos, y asi continuamos entre todo tipo de árboles, y no cabe duda, hay una gran parte llena de nísperos, por mi mente pasaba que aquí hay que venir en el frio invierno para disfrutar un poco de estos sabores que nos ofrece la montaña.  El desconocimiento del terreno hace que el descenso sea intenso, las caídas a la orden del día y los raspones se hacían evidentes, pero con determinación, estas caídas son parte de la diversión y así disfrutamos otro extasiado descenso entre una vereda con todo tipo de obstáculos, al finalizar llegamos a un pequeño pueblo, donde con el corazón casi de fuera esperamos a que todos salieran de la montaña, ya ahí montamos ruta por la carretera para la regresar a la ciudad de Antigua, donde unos cuantos se despiden satisfechos y otros se quedan para un delicioso almuerzo disfrutando de la compañía que tanto nos caracteriza.

Para finalizar mi relato, este colazo es de los que no se repite tan seguido, es triste por lo que pasa en Guatemala, la gente empieza a perder la fe en el país, pero de lo que he aprendido dentro del equipo, es de que hay que apoyarnos los unos a los otros, ser siempre positivos, hay que seguir adelante para hacer la diferencia, hay que disfrutar de las cosas que no da la vida, y juntos poner un ejemplo que inspire a muchas generaciones con el fin de ver un gran cambio, espero ver ese cambio en vida, y así en un país donde encontremos una paz persistente regresaremos por estas bellas veredas sin temor alguno, para así disfrutar nuestra bella Guatemala.


Felicidades Pancho Villaseca por tu regreso al ciclismo y bienvenidos sean Micho y Coca (Superman Jr.) fueron una gran sorpresa para todos y los exhortamos a que sigan así, y los que no fueron se lo perdieron, pero los estaremos esperando para la próxima aventura.

Pancho.

No hay comentarios.: